El eterno retorno para la ciencia y la filosofía.

Por: Jordi Turcios @JordiTurcios

Está entre dicho que Emmanuel Kant fue el último pensador que hacía de la ciencia y la filosofía un solo canalizador para encontrar respuestas a tantas preguntas, aunque la verdad, se haya encontrado con más preguntas proveniente de las anteriores.

Pero es innegable que Kant tenía la facilidad de inmiscuirse en las matemáticas, la ciencia y la filosofía, esto debido a su educación y gran interés por los grandes cuestionamientos que el humano traía consigo hace más de dos mil años, en que el hombre existe en este universo, luego sería conocido que hay más de cuatro mil años de existencia del mismo.

Al entrar de lleno con el eterno Retorno que es interpretado por Friedrich Nietzsche, podemos entender que las cosas que suceden han sucedido y sucederán haciendo de este un circulo, tanto como la verdad misma puede ser curva y terminaría siendo un circulo más, donde los vicios espirituales y humanos los tengamos presentes siempre.

Es por ello que al entrar a un nuevo siglo donde la ciencia y tecnología se llevan de la mano, han coexistido para presentar nuevas teorías del origen del universo y consigo del humano; en este punto hacemos un flashback que los grandes pensadores cuando se preguntaron sobre nuestra existencia, ese “ser” que nos hace existir, preguntarnos como Platón y Aristóteles: “Que es el hombre y cual su singularidad” “de donde provenimos”.

Y así un número extenso de preguntas que en Siglo XXI nos seguimos preguntando. Por ello, el Retorno a la filosofía donde se detuvo con Kant, de reestablecer la conexión ciencia-filosofía, tiene un resurgir escabroso, ya que hay quienes desestiman la filosofía y así el caso contrario, los filósofos puedan prescindir de ser eruditos y por ello no toman la importancia de la ciencia.

Así la curva de este retorno comienza a cerrarse nuevamente, con el avance tecnológico; nos encontramos con la física y específicamente la física cuántica, que ha llegado a un límite, por así decirlo en que necesita de la filosofía para esclarecer o hasta replantear postulados y teorías en sus experimentos.

Para comenzar, la primera pregunta sería, ¿qué es la física cuántica? Principio y mitad del Siglo XX fue desarrollada este postulado científico, que de manera simple pero no sencilla de explicar, la mecánica cuántica es el desarrollo de múltiples teorías donde el estudio de las partículas, aquellas que estructuran a todos los organismos, incluido el ser humano, y en sí, aquellas partículas que estuvieron en el origen del universo “el big bang” han tomado relevancia en esta rama de la física.

Para exponer esta visión cuántica y su estudio de las partículas dentro de la materia, ya que estas existen en el universo y nos hacen ser o constituir lo que somos, para esto tenemos entender que: la física clásica nos dice que existen átomos y dentro de su núcleo se encuentran partículas como son los neutros y protones, y con los avances tecnológicos aplicándolos a la física cuántica, hoy se establece que; dentro de estos neutros y protones, existen los quarks y electrones, estas partículas son tan pequeñas que son estas las que estructuran la información básica de toda la materia que compone el universo y al humano mismo.

Para llegar al punto de quiebre donde se ha comenzado a constituir nuevamente que la filosofía entra en juego junto a la ciencia para determinar la realidad, a todo aquellos que es real ante nuestra conciencia y que se materializa. Los estudios científicos cuánticos nos dicen que los quarks, pueden estar en dos lugares al mismo tiempo, que están entrelazadas ya que pueden tener la misma información, así todo el universo y el humano tiene una correlación, caben dentro del mismo; la conciencia y las emociones, y sus implicaciones en un mundo material real, es decir, ese ser que está entregado al mundo, ese Dasein que nos regala el filósofo Martin Heidegger.

¿Qué es lo que genera que la realidad se defina cuando el individuo la esté observando, a nivel microscópico? ¿la conciencia? O ¿existe otro factor externo? Son estas preguntas las cuales, muchos físicos cuánticos se hacen. Llegado a este punto, la curva se cierra y la filosofía de nuevo es la guía para tratar de esclarecer o replantear estas preguntas con postulados de Aristóteles, Descartes Kant, Humes, Heidegger, y así una lista de otros filósofos.

Podríamos partir por determinar de una manera filosófica en que la realidad y lo que concibe el hombre como materia, está sujeta a la metafísica que descartes desarrolló en su libro: Discurso del Método, para profundizar ya en la metafísica idealista kantiana en Crítica de la Razón Pura, Kant, plantea a un ser donde el Sujeto y el Objeto están entrelazados, pero el segundo está determinado por el primero y se encuentran en mundo del que; el sujeto hace y materializa al objeto que este mismo (el sujeto) ha determinado a base de la experiencia empírica.

Entonces, hay un punto de encuentro y es en la materialización de aquello que no conocemos, el mundo Nouménico, que plantea Kant. Aquí la física cuántica hace su aparición y vemos que siglos después, ese mundo Nouménico, la ciencia la materializa para encontrar un micro universo de partículas que nos constituyen como seres, aunque continuemos preguntándonos el origen de nuestro ser en un mundo materializado al que el sujeto ya no crea a un objeto, sino como lo plantearían, Husserl, y luego Heidegger lo desarrollaría, y así lo retomaría Jean Paul Sartre, se refieren a un ser arrojado o expuesto al mundo, que no hay un ser y objeto por separado, sino que conviven en un solo espacio y tiempo.

La relación que el sujeto tiene con el mundo en el que existe no es por conocimiento, sino, por una relación de existencia, donde surge las preguntas por la existencia del humano, al año 1927 que Heidegger publica su obra por excelencia Ser y Tiempo, el mundo tenía momentos turbulentos, político y económicos, pero la ciencia daría tantos científicos ilustres que el mundo contemplaría con devoción, el desarrollo de la física clásica abanderada por la teoría de la relatividad de Einstein, otros físicos modernos como Max Planck y Niels Bohr que aportaron mucho en su teorías para que se desarrollara casi al mismo tiempo la física cuántica, ya que el físico alemán Max Planck, crea el concepto de los “cuanto” ya que la energía no se emite de forma continua; sino que se emite en pequeños paquetes.

Esto lo aplican a una rama de la física, la termodinámica, que explica cuanta es la radiación que emite un cuerpo caliente. Así se derivan otros estudios físicos como: la mecánica de ondas, postulado por Erwin Schrödinger, el Principio de Incertidumbre planteado por Werner Heisenberg, esta teoría tendrá mucho peso y permitiría crear nuevas teorías a finales del siglo XX, como la teoría de cuerdas, los agüeros negros, un sinfín más.

El Principio de incertidumbre devela que al estudiar las partículas no es posible predecir donde terminará y hacia qué dirección “correría”. Este principio de incertidumbre podemos decir como paralelismo que es un reflejo del existencialismo en la filosofía, ya que se plantean más preguntas que respuestas. El Eterno Retorno aparece nuevamente, la incertidumbre de qué nos depara el futuro como seres expuestos a un universo tan complejo y no regido por algo ya determinado, sino que es un azar, al que busca la humanidad darle sentido, la filosofía y la ciencia se unirán y develarán de entre cientos o miles de preguntas que el humano se ha preguntado en sus 4 mil años de existencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s